sábado, 1 de marzo de 2014

La manipulación de los indignados


¿Por qué han fracasado los Indignados? La manipulación de los Indignados por parte denominado Movimiento 15 M ha sido fabulosa y tenía la finalidad de neutralizar y encauzar la protesta por veredas filosóficamente inocuas para el sistema oligárquico. En cualquier caso, ha eludido el ataque frontal al régimen monárquico en España a pesar de la situación de debilidad y descrédito notorios del rey Juan Carlos I. En lugar de implantar un nuevo régimen republicano, el M 15 M confórmase con un cambio de gobierno de tintes más "progresistas". El veneno en la taza ideológica del M 15 M lo inoculó el espía, falsario y diplomático oligárquico Stéphane Hessel, sicario judío de los banqueros Rothschild y Rockefeller.  

En la actualidad, el partido PODEMOS, así como otras siglas "políticamente correctas", herederas de aquello que no pudo ser y, en el fondo, del propio Stéphane Hessel, se preparan para apuntalar el sistema oligárquico por la izquierda con algunas dosis de keynesianismo económico. El objetivo es el retorno a la narcotización permanente de la gente en el seno de la denominada "sociedad de consumo".  Volveremos a sentirnos moderadamente "felices". Nuestra mirada será apartada del horroroso abismo que por un momento se mostró desnudo ante nuestros ojos incrédulos.

Los Indignados podían, en efecto, haber sido otra cosa, algo mucho más importante para nuestras vidas: la construcción de una genuina democracia basada en el conocimiento de la verdad racional. Eso que los oligarcas quieren ocultarnos a todo precio, pues dejaríamos de ser dóciles productores/consumidores/contribuyentes para convertirnos en orgullosos ciudadanos depositarios de la soberanía nacional, es decir, en sujetos de la historia dispuestos, si necesario fuere y sin traicionar la existencia cotidiana en el mundo de la vida, a morir por la defensa de nuestra dignidad política como trabajadores.

Con PODEMOS, los oligarcas no van a caer. Los valores básicos de nuestra sociedad seguirán siendo los mismos. Stéphane Hessel ya se encargó de dejarlo todo "atado y bien atado" desde el primer momento.

Si te interesa el libro escribe a

adecaf@adecaf.com

El autor: Un indignado. 362 páginas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario